miércoles, 19 de mayo de 2010

¿Que es un desgarre?

Se define como desgarro muscular a una lesión traumática en el interior del músculo que consiste en la laceración de mayor o menor números de sus fibras. Las fibras del tejido se rompen y sangran produciendo en seguida una hemorragia (hematoma). Se pueden romper las propias fibras musculares, encargadas de la contracción muscular, como también el tejido conjuntivo que envuelve y amarra las fibras musculares.
Al sufrir un desgarro muscular también se ven afectadas otras estructuras circundantes, como por ejemplo los vasos sanguíneos. Ellos recorren todo el músculos encargándose de su nutrición y de la recopilación de los desechos del trabajo muscular (catabolitos).
Generalmente los músculos que más se ven afectados por los desgarros, son los de las extremidades y espalda. Normalmente se producen por movimientos bruscos o inadecuados sin haber hecho un calentamiento previo, es por eso que son frecuentes al inicio de una actividad o juego.
También es frecuente que se produzcan por un esfuerzo excesivo, más allá de la fatiga muscular. La gravedad del desgarro va a depender del tipo de músculo al que afectaron y del porcentaje de éste que se vio perjudicado. Por lo general las heridas musculares se clasifican de dos maneras, dependiendo de su gravedad:
1.- Elongaciones o contracturas, que es una lesión mínima que sólo afectan al tejido conjuntivo y produce una leve hemorragia.
2.- Desgarros, con diferentes grados de lesión de las fibras musculares (parcial o total), con hemorragia consecuente de distinta magnitud, palpable en el examen clínico.
Los síntomas de un desgarro muscular son:
- Dolor local muy intenso que se exacerba con un mínimo movimiento.
- Impotencia funcional del miembro o de la región del cuerpo afectada.
- Inflamación de la región, a menudo afectada por el hematoma formado.
Dentro de los factores de riesgo que facilitan la producción de desgarros podemos encontrar:
a) El sedentarismo conlleva un desentrenamiento, pérdida de las capacidades circulatorias y atrofia muscular, entre otras. Esto provoca un debilitamiento del tejido conjuntivo que envuelve a las fibras, por lo tanto, son más propensas a sufrir laceraciones.
b) La desnutrición crónica, debilita la capacidad contráctil de las fibras musculares
c) La mala circulación arterial y venosa, que no es capaz de soportar el mayor flujo de sangre que necesita la persona durante el ejercicio, lo cual intoxica al propio músculo.
d) Ciertas enfermedades del metabolismo como la diabetes.
Cuando ocurre un desgarro muscular se recomienda que la persona haga reposo de inmediato y se ponga hielo en esa zona durante media hora por lo menos. De ese modo evita que la hemorragia sea mayor y por tanto su recuperación se alargue innecesariamente. También se puede colocar una venda compresiva, para evitar y minimizar la posible hemorragia.
Después de 36-48 horas y en los siguientes días debe aplicarse calor en la zona afectada. En casa puede usarse una almohadilla térmica y en centros asistenciales los Kinesiólogos tienen equipos de fisioterapia, como la onda corta (ultratermia), el ultrasonido, distintos tipos de electroterapia, el Láser, etcétera. Se aplica calor para aumentar el metabolismo de la zona lesionada y hacer más rápida la recuperación. Para este mismo objetivo, también es recomendable tomar antiinflamatorios.
Luego de esto se recomienda hacer reposo relativo, vale decir, hacer actividades de la vida diaria sin mucha fuerza.




Dios vean a este hombre no no q asco!!!




MUSCULOS Pictures, Images and Photos